¿Cómo ajustar un andador para adultos?

El andador es una herramienta que puede marcar la diferencia en la fase de rehabilitación cuando se trata de recuperar el equilibrio y la fuerza muscular, sobre todo después de una operación o en el caso de una enfermedad de las extremidades inferiores. Por ello, es fundamental que el instrumento se adapte a las necesidades del usuario y le proporcione la máxima comodidad durante su uso. Un factor decisivo en este sentido es el ajuste del andador y sus componentes.

Cuando se utiliza un dispositivo como éste, es muy importante que el cuerpo esté siempre apoyado de forma adecuada para caminar. El correcto apoyo que debe ofrecer un andador es la condición necesaria para una rápida recuperación.

Precisamente por ello, la comodidad y el ajuste de los componentes estructurales, en función de la altura de la persona y de sus necesidades de movimiento, debe ser el factor previo a tener en cuenta antes de proceder al uso y, eventualmente, a las salidas al aire libre.

A lo largo de este artículo repasaremos cómo realizar un ajuste adecuado de un andador y por qué es tan importante para su correcta utilización. Si no estás seguro de cómo ajustar tu nuevo andador o no sabe por dónde empezar, te ayudamos aquí.

Riesgos de una adaptación inadecuada

Cualquier persona que utilice un andador necesita un ajuste que tenga en cuenta las medidas del cuerpo, como el peso y la altura del usuario. Además, la patología en curso puede requerir especificaciones adicionales y más atención en la adaptación de la estructura al usuario.

En este sentido, la falta de ajuste o el ajuste inadecuado de un andador conllevaría varios riesgos. En primer lugar, crearía considerables dificultades para caminar y mover el aparato. Además, existen peligros importantes como las caídas repentinas o los resbalones. Por no hablar de la postura incorrecta de la espalda, los brazos y las piernas.

Por lo tanto, en una situación de movilidad ya precaria, es muy importante evitar estos riesgos mediante un ajuste óptimo de la máquina y su estructura.

Tomar medidas

Lo primero que hay que hacer a la hora de ajustar un andador es tomar las medidas de la persona que va a utilizar el aparato. Para ello, sólo necesitas una cinta métrica para tomar las medidas necesarias. ¿Cómo proceder?

Coloca la cinta métrica en el suelo y llévala hasta 5 cm por debajo de la axila. De este modo, tendrá los parámetros de referencia para ajustar el andador a su altura.

Ajuste de la altura

El primer ajuste que hay que hacer es el de la altura del andador y, en particular, el de las patas de apoyo y el mango.

Ambos elementos sirven para caminar y sostener el cuerpo y, por lo tanto, deben ajustarse cuidadosa y escrupulosamente. Por lo tanto, deben colocarse al nivel adecuado para evitar que el usuario se apoye en el instrumento y tenga que doblar la espalda, o estirarse en el caso de ser demasiado alto para su propia estatura.

Para ajustar la altura del armazón del andador, hay que aflojar las articulaciones de las patas del andador. Para ello, afloje las palancas, o los tornillos si es necesario, y proceda a colocar las medidas que ha tomado previamente en el marco.

El mango debe ajustarse de la misma manera: afloje la palanca y ajuste la altura. Un ajuste correcto es aquel que sitúa la empuñadura a la altura del abdomen.

Un consejo útil es recordar siempre que hay que apretar las palancas con mucho cuidado después de realizar esta operación. Si no lo hace, la estructura puede derrumbarse al caminar.

Ajuste del asiento

Si ha comprado un andador con asiento, es importante ajustar también el asiento.

El asiento es muy útil en los andadores para que el usuario pueda descansar cómodamente entre paseos. Sobre todo en los modelos que se convierten en silla de ruedas, es necesario un ajuste muy cuidadoso para evitar que los pies se arrastren por el suelo o no lleguen bien a los reposapiés.

Para ajustar el asiento, tome la medida desde la entrepierna hacia abajo y ajústela a la altura del cuadro donde se encuentra el asiento. De nuevo, hay pomos para aflojar y apretar una vez que se ha hecho el ajuste.

Ajuste de los frenos

Si su andador también tiene un sistema de frenado para las ruedas, también tendrá que ajustar los frenos.

Este sistema es especialmente útil cuando se utiliza el andador para paseos al aire libre. Su utilidad radica en que el usuario puede hacer uso de un sistema de bloqueo cuando necesite detener la máquina, tanto si está en movimiento como si está parada.

Algunos modelos de andadores no permiten ajustar los frenos, sino que tienen un sistema de bloqueo optimizado para cada usuario y cada tipo de uso. Sin embargo, también hay modelos de andadores que permiten ajustar la intensidad del frenado y también la altura de las asas que se utilizan para accionar el sistema de bloqueo.

Pero, ¿cómo se ajustan los frenos?

Lo primero que hay que hacer para ajustar los frenos es comprobar la parte inferior del andador y asegurarse de que tiene las ruedas giratorias para su ajuste. Una vez que los haya encontrado, puede proceder a la operación.

Hay básicamente dos cosas que puedes hacer con estas pequeñas ruedas:

  • Aflojar
  • Apretar

Gira la rueda en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario para aflojarlo y apretarlo. El freno se ajusta de esta manera y también es posible bloquear completamente la estructura e impedir que se mueva.

La parte inferior también está conectada a las asas que sirven para detener el andador y funcionan igual que las de una bicicleta. Suelen estar colocados a la altura de la empuñadura, y para ajustarlos basta con ajustar la propia empuñadura según la operación que hemos considerado en los párrafos anteriores.

Consejos para elegir un andador para adultos

Si tienes pensando comprar un andador para ancianos, intenta elegir un modelo que te permita ajustar el armazón a la altura del usuario. Existen en el mercado modelos fijos que no permiten ningún tipo de ajuste y que son útiles para quienes tienen una estatura que se adapta a ese modelo específico.

Por otro lado, si quieres un andador que se adapte a tu tipo de cuerpo, siempre debes elegir un andador ajustable que pueda adaptarse de forma óptima.

Publicaciones Similares