Cómo calmar la tos

Purificador de aire

Siempre es difícil para un padre presenciar la enfermedad de su hijo, incluso cuando se trata de un simple resfriado. Querer dar un alivio inmediato a los niños es el más natural de los impulsos, y no poder utilizar los medicamentos «para adultos» que estamos acostumbrados a usar para tratar nuestras propias dolencias puede ser una fuente de frustración.

Por lo tanto, hay que armarse de paciencia y utilizar toda la ayuda posible, teniendo en cuenta que el pediatra es la primera persona a la que hay que acudir para pedir consejo, sobre todo si los síntomas se muestran especialmente obstinados.

Reconocer las causas de la tos de tu hijo es el primer paso para su recuperación: hay soluciones eficaces para cada problema.

Causas de la tos en los niños

Evidentemente, lo primero que hay que comprobar, sobre todo si nos encontramos con episodios de tos repentinos, es que nuestro hijo no se haya tragado un cuerpo extraño.
Otras posibles causas de la tos en los niños pueden ser las siguientes:

Infecciones

La gripe, el resfriado y la bronquitis son infecciones víricas de las que la tos es un síntoma, a menudo acompañada de una producción excesiva de mucosidad en los bronquios y la nariz. La tos puede ser más o menos seca o grasa, dependiendo de la infección y de la fase en la que se encuentre: por ejemplo, la tos de la bronquitis empieza siendo seca y más tarde se vuelve grasa.

Reflujo gastroesofágico

Al igual que los adultos, los niños también pueden tener problemas de reflujo, que se manifiestan, entre otras cosas, con la tos. Otros síntomas son dificultades digestivas, vómitos, náuseas y sensación de ardor en el pecho.

Asma

La tos asmática no siempre es fácil de detectar: suele ser más intensa durante la noche y se manifiesta más durante el esfuerzo físico. Es importante identificar las causas para crear un entorno lo más saludable posible para su hijo.

Alergias y sinusitis

La tos alérgica se reconoce por su persistencia y los síntomas que la acompañan: secreción o congestión nasal y ojos irritados y llorosos. También en estos casos es importante realizar pruebas de alergia para identificar todos los alérgenos responsables de la irritación.

Tos ferina

La tos ferina es una enfermedad infantil común de origen bacteriano que ahora se puede prevenir fácilmente con una vacuna. Al principio se presenta como un resfriado común, para aumentar su intensidad en las semanas siguientes a su primera aparición. Si no se trata, la tos ferina puede provocar problemas respiratorios graves, por lo que es aconsejable acudir al médico siempre que la tos persista a pesar del tratamiento.

Otras causas

El sistema respiratorio de los niños es más delicado que el de los adultos: las causas habituales de los ataques de tos pueden ser la contaminación atmosférica, el humo de los cigarrillos y el humo de las hogueras y chimeneas.

Alergias y sinusitis

La tos alérgica se reconoce por su persistencia y los síntomas que la acompañan: secreción o congestión nasal y ojos irritados y llorosos. También en estos casos es importante realizar pruebas de alergia para identificar todos los alérgenos responsables de la irritación.

Tos ferina

La tos ferina es una enfermedad infantil común de origen bacteriano que ahora se puede prevenir fácilmente con una vacuna. Al principio se presenta como un resfriado común, para aumentar su intensidad en las semanas siguientes a su primera aparición. Si no se trata, la tos ferina puede provocar problemas respiratorios graves, por lo que es aconsejable acudir al médico siempre que la tos persista a pesar del tratamiento.

Otras causas

El sistema respiratorio de los niños es más delicado que el de los adultos: las causas habituales de los ataques de tos pueden ser la contaminación atmosférica, el humo de los cigarrillos y el humo de las hogueras y chimeneas.

Cómo aliviar la tos en los niños

Para aliviar la tos en los niños, se necesitan diferentes agentes: en primer lugar, es importante recordar que la administración de medicamentos a menores de dos años y, en general, hasta los seis, debe ser prescrita por un médico. Los medicamentos que utilizamos los adultos pueden causar graves problemas a los niños, cuyo organismo es muy diferente al nuestro. Así que no tomes ningún medicamento sin consultar antes con tu pediatra.
Además de la medicina, podemos utilizar diversos remedios y herramientas naturales.

Remedios naturales contra la tos

Remedio natural

En general, cuando un niño tiene tos y/o resfriado, ingerir más líquidos de lo normal puede ayudar a aliviarlo. Una mayor hidratación ayuda a diluir la mucosidad, para que pueda escurrirse más rápidamente, y en particular para la tos grasa, las bebidas calientes son muy adecuadas: leche caliente o infusiones, quizás con la adición de un poco de miel, que tiene un excelente efecto calmante en la garganta irritada.

La miel también puede darse sola: su sabor dulce suele hacerla apetecible para los niños, y es mejor preferir la miel de color oscuro, más rica en antioxidantes.

Por último, la tos y el resfriado pueden dificultar la conciliación del sueño: elevar la cabeza, aunque sea ligeramente, añadiendo una almohada fina o una toalla doblada bajo el colchón, ayuda a mantener la nariz despejada durante la noche y a evitar fuertes ataques de tos.

Herramientas útiles

Tratar el aire de la habitación de los niños o de la casa en general con dispositivos útiles para crear un entorno saludable también puede ayudar a calmar la tos de los niños. Dependiendo del tipo de tos, su hijo puede beneficiarse del uso de un purificador de aire o un humidificador. Veamos cuándo es más útil una y cuándo la otra.

  • Purificador de aire: con su acción filtrante, el purificador de aire es especialmente útil para aliviar los síntomas del asma y la alergia. El dispositivo atrapa el polvo fino, los alérgenos, los compuestos orgánicos y los malos olores, haciendo que el aire sea más respirable para todos.

  • Humidificador: al mantener un buen nivel de humedad en el aire, el humidificador protege contra la sequedad de las vías respiratorias y ayuda a aliviar la sensación de ardor de la tos seca, los resfriados y la gripe.

Nuestros consejos

Estos son básicamente nuestros consejos para aliviar la tos tanto en niños como en adultos:

  • Consulta siempre al pediatra o médico antes de administrar la medicación y en caso de que los síntomas sean persistentes;
  • Ingerir más líquidos, tanto fríos como calientes;
  • Tomar miel para calmar la garganta;
  • Elevar ligeramente la cabeza durante el sueño;
  • Utilizar un humidificador en caso de gripe y resfriado (por ejemplo, Philips 3000 Serie HU3916/10);
  • Utilizar un purificador de aire en caso de asma o alergias (por ejemplo, Philips Serie 2000 AC2887/10).

Publicaciones Similares